Artículo Leído: 515 veces

Reprobables las interrupciones en los debates

Escrito por Ivan Ureña on . Posted in Política

Debate en Cuernavaca

Por. Iván Ureña

Ante un auditorio abarrotado del hotel Holiday Inn, donde incluso había ciudadanos en los pasillos, se celebró el pasado jueves 23 de abril el esperado debate entre los aspirantes a la presidencia municipal de Cuernavaca. Participaron la priista Maricela Velázquez, Raúl Iragorri por Morena, el perredista Jorge Messeguer y el panista Luis Miguel Ramírez.

 

 

El formato del debate constó de una primera etapa de preguntas previamente elaboradas, por lo que los respectivos candidatos llevaban el discurso preparado y una segunda etapa, que resultó más interesante, con una pregunta sorpresa y por último el mensaje de despedida.

 

La candidata del PRI lució perfectamente arreglada con un vestido rojo, el color distintivo de su partido, bien preparada quizás hasta sobreentrenada, con un discurso que no dice nada nuevo, muy predecible, abordando temas de inseguridad, desarrollo, equidad de género, uso de los recursos públicos. Para los que pronosticaban que se iba a desfondar en el primer encuentro, no sucedió así. Pasó sin grandes aciertos ni errores, pero dadas las dudas que se tenía, digamos que salió bien librada.

 

 

El panista prefirió improvisar, lució buen manejo de los temas públicos particularmente de Cuernavaca, incluso cuando alguno de sus contrincantes estaba exponiendo con movimientos de cabeza manifestaba su acuerdo o desacuerdo. Aunque en ocasiones cuando tomaba la palabra caía en problemas de dicción. En general, tuvo un buen desempeño sin embargo, como el PAN aparentemente no está entre los partidos punteros para la presidencia municipal de Cuernavaca, en el balance quedó por debajo de lo esperado, dada la necesidad del blanquiazul por acercarse a la cima. Fue una oportunidad no aprovechada en su totalidad, sobre todo porque este candidato tiene todo por ganar y nada que perder.

 

El ingeniero Messeguer también decidió improvisar y parecer muy natural en su discurso. Aunque para el colectivo ver a este político es recordar a Graco y su labor de gobierno. En general mostró un buen manejo de los temas evocando su experiencia como funcionario público, su temática es similar a la de Graco en el 2012, como cuando abordó el tema de la revocación de mandato, que hace 3 años parecía novedoso pero ahora no lo es y además con el fardo de que él como integrante del gobierno impidió que en Morelos ya operara ese importante recurso democrático, en términos generales fue el que más sufrió.

 

A Raúl Iragorri de Morena se le vio tranquilo, llevaba por escrito las respuestas a la primera parte del formato y además fue el que supo aprovechar más el timming del debate y prendió a Messeguer cuando este último trató el tema de la revocación del mandato, el empresario Iragorri se le quedó viendo y con voz pausada le dijo ¨… en efecto estoy por la revocación de mandato pero me extraña que otros la propongan” en clara alusión a Messeguer soltándose un aplauso general exceptuando a los incondicionales del perredista. Ahí quedó sellado el ganador del discurso. El empresario automotriz en sus últimas dos intervenciones dijo que nadie en este mundo y naturalmente esto incluye al estado de Morelos, lo puede acusar de ser corrupto o faltar a sus acuerdos comerciales o políticos.

 

A Messeguer se le veía un poco incómodo en sus últimas intervenciones, aunque al finalizar recibió un nutrido aplauso de sus seguidores. Se puede o no estar de acuerdo con él, sin embargo un principio básico de la democracia es permitir la exposición de las ideas de todos los participantes, por desgracia un asistente al debate estuvo interrumpiendo e increpando constantemente al abanderado del PRD, lo cual como sociedad y como informadores debemos de reprobar. Durante las primeras dos o tres expresiones de repudio contra el ingeniero, donde se le acusaba de incongruente, corrupto o mentiroso, parecían espontáneas; sin embargo, ante la reiteración de las interrupciones por parte del mismo ciudadano, terminó molestando al resto del auditorio e indirectamente beneficiando a Messeguer, haciendo recordar aquel niño grandulón que se aprovecha de los demás, lo que generó cierto sentimiento de compasión hacia el candidato.

 

Ojalá en los próximos debates se tomen medidas para evitar la interrupción a algún candidato. Muy distinto a que en forma espontánea el auditorio decida aplaudir a tal cual candidato por lo acertado de su intervención o comentario, es parte esencial de los debates y la vida democrática.

 

En conclusión, el ganador fue Iragorri, de alguna manera Maricela que libró una aduana complicada, Luis Miguel perdió al no haber aprovechado la oportunidad, pasó sin pena ni gloria y Messeguer podríamos decir que fue el perdedor, particularmente cuando abordó el tema de la revocación de mandato, ya que y se puso de pechito ante el candidato de Morena, que lo zarandeó.

Por cierto, faltó la presencia de Cuahtémoc Blanco candidato del PSD y Alejandro Villareal de Movimiento Ciudadano. Esperemos que asistan a los próximos debates.

Web Analytics